ICE
Comunidad Inmigración Ultimas Noticias

ICE: Inmigrantes sin estatus en crisis por redadas el 2019

Las viviendas asequibles y el transporte público accesible en este suburbio en las afueras de Washington han atraído a recién llegados de todo el mundo, especialmente de América Central y el Caribe y el ICE lo sabe.

ICE: Inmigrantes sin estatus en crisis por redadas el 2019
ICE está a punto de iniciar las redadas contra los indocumentados

En los fines de semana de verano, muchos residentes de esta comunidad predominantemente inmigrante asisten a misa, cenan con sus familias en una de las pupuserias u otros restaurantes administrados por inmigrantes y envían remesas a sus familias en sus países nativos a través del Western Union local. Otros simplemente salen a las calles afuera de sus apartamentos de ladrillo rojo, donde algunos de sus vecinos venden hielo raspado con chile en polvo y mangos en rodajas con lima y sal de carros de comida simple.

Pero en las últimas semanas, algunos de ellos, especialmente aquellos en los EE. UU. sin un estatus legal, han estado viviendo bajo la inquietud constante y temen incluso un viaje a la tienda de conveniencia local. Al igual que otros inmigrantes en comunidades de todo el país, han estado al margen desde que el presidente Trump prometió ordenar deportaciones masivas de familias indocumentadas el mes pasado.

“A veces, las calles están vacías ahora”, dijo Yennifer, un nativo de Guatemala y ahora residente del Parque Langley, que se encuentra justo al noreste de Washington.

LEA MAS: ICE: 5 Acciones Frente A Amenaza De Deportación De Trump

Cuando la madre de 22 años, quien habló con la condición de que no se usara su apellido, aprendió por primera vez a través de Facebook y el anuncio de WhatsApp del Sr. Trump, dijo que estaba preocupada por sus dos hijos. Hace siete meses, cruzó ilegalmente a los EE. UU. desde México mientras estaba embarazada para reunirse con su esposo Kevin, de 24 años, quien había cruzado la frontera sur un mes antes con su hijo de 5 años.

“Tengo miedo de salir. Tengo miedo de ir a todos los lugares”, dijo en español. “Mi mayor temor es que si me llevan, ¿qué va a pasar con mi esposo? Y si me quitan a mis hijos, ¿qué les pasará a ellos?”

Yennifer y su esposo, que ahora trabaja en jardinería, crecieron y vivieron en las tierras altas occidentales de Guatemala, de donde muchos también han huido en los últimos meses debido a la asfixia de la pobreza y las fallas en los cultivos debido al clima severo inducido por el cambio climático. Ella dijo que decidieron irse después de recibir amenazas de muerte. La joven pareja, junto con su hijo de 5 años, ahora está buscando asilo en los Estados Unidos y tiene citas en la corte de inmigrantes programadas para el próximo año.

Pero Yennifer dijo que la posibilidad de ser deportados, especialmente si se les niega el asilo, es aterradora. Teme que la separen de su bebé de 22 días, una ciudadana estadounidense.

“El gobierno solo está pensando en deshacerse de las personas. No piensan en las familias que tenemos”, dijo. “Hay niños involucrados”.

ICE

Víctor, de 51 años, ha estado sintiendo una sensación de ansiedad similar recientemente. También habló con la condición de no revelar su apellido.

“En este país, si no tienes papeles, siempre hay miedo. Pero ahora es peor”, dijo Víctor cuando regresaba del trabajo. Al igual que muchos hombres inmigrantes en el área, es contratado por empresas e individuos para trabajar en proyectos de paisajismo en casas suburbanas afluentes cerca de Langley Park.

El jornalero vive solo en los Estados Unidos, pero es el principal sostén de la familia en Guatemala, que dejó hace cuatro años cuando los cultivos que él cultivaba, principalmente el café, comenzaron a fallar. Viajó a través de México para cruzar ilegalmente a los Estados Unidos.

A pesar de que está al tanto de las repercusiones de vivir en los Estados Unidos sin un estatus legal, Víctor dijo que no cree que sea inteligente o justo que el gobierno se dirija a las personas que simplemente buscan mantener a sus familias.

“Si solo estás aquí trabajando, sin cometer delitos ni nada de eso, deberías estar solo”, dijo, también en español.

Hace dos semanas, el presidente dijo que retrasaría la ola de redadas de familias indocumentadas que había telegrafiado días antes. Pero, sin embargo, amenazó con ordenar deportaciones masivas a menos que los demócratas en el Congreso acordaran renovar las leyes de asilo de la nación para el sábado.

Los esfuerzos múltiples para reformar el sistema de inmigración de la nación han fracasado tanto en las administraciones republicana como en la demócrata, y actualmente no existe ninguna legislación con suficiente apoyo bipartidista para pasar en ambas cámaras del Congreso, especialmente durante el breve período de tiempo que exigió el Sr. Trump.

El viernes, el presidente dijo que las redadas estarían “comenzando bastante pronto”. Su principal funcionario de los Servicios de Inmigración y Ciudadanía de los Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés) dijo que Inmigración y Aduanas y Cumplimiento (ICE), responsable de las operaciones de remoción, estaba listo para encontrar y deportar a aproximadamente 1 millón de personas con las órdenes finales de remoción.

“Aquí estamos hablando de que ICE está haciendo su trabajo como si fuera especial, y realmente esto debería ir de forma continua”, dijo el domingo el director interino de USCIS, Ken Cuccinelli, a “Face the Nation”, agregando más tarde: sólo para hacer su trabajo”.

Deportar a “millones”, o incluso a 1 millón, como sugirió Cuccinelli, durante el mandato del Sr. Trump es algo que probablemente sea logísticamente imposible dados los recursos y la mano de obra de ICE.

ICE deportó miles de indocumentados el 2018

El año pasado, ICE deportó a más de 250,000 personas y muchos de ellos fueron inmigrantes detenidos recientemente cerca de la frontera de EE. UU. Y México. El mayor número de deportaciones anuales se produjo durante el gobierno de Obama en 2012, cuando la agencia eliminó a aproximadamente 410,000 inmigrantes indocumentados. Según ICE, el 55% de esos inmigrantes habían sido condenados por delitos graves o delitos menores.

Cualquier ataque de deportación a gran escala también provocaría un alboroto público masivo y afectaría no solo a los inmigrantes indocumentados con órdenes de expulsión pendientes, sino a millones de familias de estados mixtos con miembros que son ciudadanos de los EE. UU. Y titulares de tarjetas verdes.

¿En deportación? No espere más y consulte al Abogado AQUI

Sin embargo, los funcionarios de ICE han señalado que las redadas previstas apuntarían a un grupo limitado.

El ex director interino de ICE Mark Morgan, quien ahora se dirige Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), dijo a los reporteros el mes pasado que los inmigrantes indocumentados en los que se concentraría ICE para la operación, que dijo que está diseñado para enviar un “mensaje poderoso” de disuasión, en un expediente expedito en el sistema judicial de inmigración. Dijo que un juez les ordenó que fueran deportados por no presentarse ante el tribunal y que también fueron notificados por ICE para que la agencia pudiera organizar su expulsión.

Cuando se le preguntó si esta operación específica aún estaba “pospuesta”, un término usado tanto por el Sr. Trump como por ICE, la agencia envió a CBS News una antigua declaración en la que la portavoz Carol Danko elogió la decisión del presidente de retrasar las redadas. “Si el Congreso no cambia las leyes para garantizar que los extranjeros ilegales puedan ser eliminados rápidamente en la frontera sur, no hay otra alternativa que arrestar a estos extranjeros fugitivos en el interior”, dijo Danko en el comunicado.

Un funcionario de ICE dijo que la agencia no divulga “detalles específicos” sobre las operaciones de aplicación de la ley, pero señaló que los agentes dan prioridad a la eliminación de aquellos que “representan una amenaza para la seguridad nacional, la seguridad pública y la seguridad fronteriza”.

Nick Katz y su grupo de defensa de inmigrantes con sede en Langley Park, CASA, se han asegurado de que los inmigrantes locales conozcan sus derechos y operen una línea directa para que las personas informen sobre la actividad de ICE. Sin embargo, enfatizó que es importante para ellos no amplificar el pánico que cree que la administración está tratando de inculcar en las comunidades de inmigrantes.

“Eso es lo que quieren”, dijo Katz, un abogado que es el administrador principal de los servicios legales de CASA. “Quieren que la gente tenga miedo de ir a la historia del supermercado. Quieren que la gente se deporte a sí misma. Quieren que los inmigrantes tengan esencialmente miedo de participar en las actividades básicas de la vida en este país”.

Aún así, dijo que el peligro para muchas familias inmigrantes es real.

“ICE está por ahí dividiendo a las familias todos los días. Y no tengo dudas de que estas redadas, definitivamente hay un peligro de que avancen, y veremos un período de tiempo en el que incluso más personas serán recogidas. Por lo tanto, hay Consecuencias reales para las familias “, dijo.

Para Luba Cortés, una coordinadora de defensa de inmigrantes de Make the Road New York, uno de los grupos de defensa de inmigrantes más grandes en el área de Nueva York, una de sus preocupaciones más apremiantes es la de los llamados “arrestos colaterales”. Estas son aprehensiones de personas que están indocumentadas pero que no son el objetivo directo de una operación de ICE. Simplemente pasaron a estar en el lugar donde se lleva a cabo la operación.

“Hay un miedo real y palpable”, dijo Cortés, agregando más tarde, “Para decir: ‘Vamos a tener una redada hoy’, entonces ‘No vamos a tener una redada hoy’, realmente juega con emociones de la gente “.

De hecho, a pesar de su probable alcance limitado, la inminente operación de ICE ya ha alimentado una evidente preocupación en los hogares de inmigrantes. Podría decirse que el “mensaje poderoso” que Morgan admitió fue que uno de los objetivos de las operaciones ya se ha enviado, al menos a las personas que ya se encuentran en los EE. UU.

“Todos estamos preocupados. Todos tenemos miedo”, dijo Abel, de 47 años, un padre guatemalteco de tres hijos.

Abel, quien solicitó que su apellido no se divulgara porque se encuentra en el país sin un estatus legal, dijo que ahora “trabaja con miedo” durante su trabajo diario, de 6 a.m. a 5 p.m. Concierto reparando techos en los suburbios de Maryland.

El inmigrante guatemalteco vive con su hijo de 17 años, quien cruzó la frontera sur hace tres meses y ahora está buscando asilo. El adolescente ahora está aprendiendo inglés en una escuela secundaria estadounidense y trabajando con su padre después de la escuela.

Abel dijo que en realidad no tiene miedo por sí mismo, sino por su hijo y sus dos hijas, que notó que están en Guatemala y no han venido a los EE. UU. debido al peligroso viaje a través de México para llegar a Estados Unidos. Está seguro de que en la Guatemala, afectada por la pobreza, que dejó hace unos meses cuando el colectivo de cultivo de maíz en el que trabajaba fue asolado por una grave sequía, no podrá mantener a su familia.

“Regresar no es una opción”, dijo.

ICE
Noticias Inmigración
Editor General de comoinmigrarausa.com Graduado en Business Management, MBA y candidato a PhD en Liderazgo Organizacional. Activista de inmigración por más de 10 años.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap