Asilo Ultimas Noticias

El poder de los tribunales y del pueblo todavía pueden proteger los derechos de los inmigrantes

Para los inmigrantes, no hay manera de sobrellevar el 2018. La administración de Trump promulgó una serie de políticas draconianas dirigidas a los indocumentados, y la que mejor definirá el año, y esta administración, es la separación de miles de niños, algunos menores de un año, de sus madres y padres en la frontera de los Estados Unidos.

Concebido como un medio para disuadir a las personas que buscan refugio, el alcance de la política de separación familiar de “tolerancia cero” no tuvo precedentes, a pesar de la afirmación del gobierno de que los presidentes anteriores se involucraron en prácticas similares.

El gobierno separó más de 2,500 niños de sus padres. El gobierno hizo esto sistemáticamente, sin tener en cuenta el trauma que inevitablemente seguiría y sin un plan sobre cómo estas familias podrían volver a reunirse. Esta fue la peor política que se ha visto en más de 25 años.

Por supuesto, este no fue el único ataque a los inmigrantes por parte de la administración Trump, que también busca rescindir el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés), poniendo a 800,000 jóvenes que crecieron aquí en riesgo de ser deportados.

La administración también ha promulgado una prohibición de asilo y ha retirado abruptamente el estatus de protección a cientos de miles de personas que huyeron de guerras y desastres naturales hace décadas.

Y, sin embargo, lo que se ha visto este año, ha generado esperanzas.

Los tribunales de justicia han demostrado su poder para devolver a los niños a sus padres, afirmar el derecho fundamental de buscar asilo y evitar que comunidades enteras sean deportadas apresuradamente a países donde temen la persecución y la tortura.

Estos tribunales no solo mantuvieron la línea en numerosos casos relacionados con los peores abusos del gobierno, sino que también emitieron decisiones que hablan sobre el país que todos aspiran tener.

La Corte Suprema canceló la suspensión de asilo por parte del gobierno la semana pasada, permitiendo que se imponga una orden judicial contra el tribunal federal. Esos mismos tribunales federales emitieron estancias de emergencia que impidieron la deportación, sin el debido proceso, iraquíes en Michigan, cristianos indonesios en New Hampshire y Nueva Jersey, refugiados camboyanos en California y somalíes en Florida.

En una audiencia en Boston sobre si ICE podía deportar a los cristianos indonesios sin darles tiempo para presentar pruebas de que serían perseguidos por su fe, la juez federal Patti Saris señaló: “Después de que los barcos del Holocausto fueron rechazados durante la Segunda Guerra Mundial, el país dijo: ‘Nunca más vamos a hacer eso’ ”.

En junio, la jueza federal Dana Sabraw fue igualmente acusada cuando detuvo la práctica de la separación familiar, diciendo que era “brutal, ofensiva, y que no concuerda con las nociones tradicionales de juego limpio y decencia”. Y cuando el gobierno argumentó que la ACLU – y no el gobierno, debería ser responsable de encontrar a cientos de padres que habían sido deportados sin sus hijos.

Sabraw fue inequívoca: “La realidad es que para todos los padres que no están ubicados, habrá un niño huérfano permanente, y eso es 100% responsabilidad de la administración”.

En particular, en cada uno de estos casos, los jueces rechazaron la afirmación del gobierno de que los tribunales carecían de autoridad para intervenir. Al hacerlo, reafirmaron uno de los principios fundamentales de nuestra nación: incluso el presidente debe responder ante un poder judicial independiente.

Irónicamente, muchos de los inmigrantes en estos casos estaban huyendo a los Estados Unidos precisamente porque sus países de origen carecían de tribunales independientes para protegerlos, pero cuando llegaron aquí, se encontraron con una intención del gobierno de bloquear su acceso a nuestro sistema judicial. Aunque no todos los migrantes o solicitantes de asilo han recibido ayuda, los jueces han intervenido para restablecer la justicia en las fronteras.

La respuesta de la población también ha sido plausible. Las manifestaciones sobre la separación familiar (hubieron decenas de miles de manifestantes en 600 marchas en todo el país) pueden ser lo más cerca que Estados Unidos se haya acercado al tipo de manifestaciones por los derechos civiles que experimentó el país durante los años sesenta.

Miles de personas preguntaban cómo podían ayudar. Laura Bush, el Papa y las Naciones Unidas condenaron públicamente la política de separación familiar. Los miembros del Congreso volaron a la frontera para exigir el acceso a las instalaciones del gobierno, y los periodistas se dispusieron a exponer las peores prácticas gubernamentales.

Noticias Inmigración
Editor General de comoinmigrarausa.com Graduado en Business Management, MBA y candidato a PhD en Liderazgo Organizacional. Activista de inmigración por más de 10 años.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap