Comunidad DACA Inmigración TPS Ultimas Noticias

Casos muestran como Trump quebró sistema de justicia

Las preguntas siguen girando alrededor de las redadas de inmigración que el presidente Donald Trump dijo que lanzó durante el fin de semana, pero una cosa es segura: muchos inmigrantes atrapados en su red serán enviados a un sistema judicial ya paralizado por una gran cantidad de casos atrasados.

Casos muestran como Trump quebró sistema de justicia
Varios casos dan una muestra fehaciente de como Trump ha quebrado el sistema de juesticia en los Estados Unidos

Frustrado por el lento ritmo de las deportaciones de los tribunales, el gobierno de Trump ha tomado medidas agresivas para acelerar las decisiones y sacar a las personas del país más rápidamente. Pero esas medidas han fracasado en gran medida, lo que se suma al inmenso atasco de personas que esperan decisiones que cambian la vida.

Los funcionarios culpan a la continua explosión del número de jueces en el creciente número de migrantes, en su mayoría de América Central, que están buscando asilo. Pero un análisis de los datos de la corte por The Marshall Project muestra que bajo la administración de Trump, el retraso de la corte de inmigración ha crecido mucho más rápido en un año que el ingreso de migrantes, a una tasa casi tres veces mayor que la de los nuevos casos que llegan a los tribunales.

De acuerdo con las entrevistas con jueces, abogados y personal de los tribunales, muchas de las medidas del gobierno, diseñadas para acelerar los tribunales y eliminar las políticas del presidente Barack Obama, los han frenado aún más, lo que dificulta que los jueces muevan los casos de manera eficiente, extendiendo el procesamiento tiempos y agravando un retraso nacional que ha crecido en un 68 por ciento bajo el Presidente Trump a casi 877,000 casos.

LEA MAS: ICE: 5 Acciones Frente A Amenaza De Deportación De Trump

La administración reconoció que no ha podido controlar el creciente número de casos cuando anunció el lunes un cambio radical de las reglas que efectivamente negaría el asilo a la mayoría de los migrantes de América Central. Les exigiría que buscaran asilo primero en cualquier país por el que pasen de camino a los Estados Unidos y solo ofrecerían protección estadounidense después de que esas reclamaciones fracasaran.

Los funcionarios de la administración de Trump usaron sus poderes excepcionalmente amplios sobre los tribunales para imponer los cambios de mayor alcance de cualquier administración, en un intento de presionar a los jueces de inmigración para que decidan más casos más rápidamente y limitar el acceso al asilo para la afluencia de migrantes de América Central.

Los datos revelan que la cantidad de días que lleva completar un caso judicial alcanzó un máximo de 10 años durante los dos primeros años de la presidencia de Trump. En los tribunales más concurridos, incluidos Nueva York, Los Ángeles y Houston, algunos jueces están programando audiencias para decidir casos en 2023, ya que sus calendarios están reservados por completo para cuatro años.

En un aumento que alcanzó su punto máximo en junio, un número récord de familias se trasladaron a la frontera para pedir asilo, lo que desencadenó un proceso legal que sumó decenas de miles de casos por decidir. En lo que va del año, más de 314,000 personas que viajaban en familias, en su mayoría de América Central, fueron capturadas en la frontera sur.

Casos

Incluso si la nueva regla de asilo, que probablemente enfrente desafíos legales, logre reducir el flujo de casos a los tribunales, aún tomará años al ritmo actual para reducir la acumulación a niveles manejables.

Algunas de las nuevas políticas fueron ordenadas por el presidente, mientras que los funcionarios del Departamento de Justicia, especialmente el ex Fiscal General Jeff Sessions, hicieron un uso extensivo de su autoridad para intervenir en los tribunales de inmigración.

La sobrecarga resultante está afectando a los tribunales de todo el país, como el de Denver, que tiene uno de los tiempos de espera más largos para completar los casos, con un promedio de 962 días, según los datos compilados por Transactional Records Access Clearinghouse en Syracuse University.

Mauricio Basaves sabe por qué. Basaves, que tiene 40 años, llegó a los Estados Unidos desde México ilegalmente hace 20 años. Empezó recortando setos. Hoy en día, es dueño de un negocio de camiones en Denver, con cuatro semirremolques que transportan carga para grandes cadenas como Walmart y Target, empleando a ocho conductores, todos ciudadanos estadounidenses. Está criando a tres hijos, todos americanos por nacimiento. Su hija mayor, que tiene 15 años, es una estudiante con honores de ciencias y corre en la pista. Ella ya está siendo reclutada por las universidades.

Pero en su esfuerzo por obtener documentos legales, Basaves hace años cayó en una estafa común. Un abogado en Nebraska le ofreció un permiso de trabajo. Basaves no entendió que el abogado estaba solicitando asilo, que otorga una autorización de trabajo mientras se resuelve el caso. Obtuvo el permiso, pero su solicitud de asilo estaba condenada desde el principio, ya que se presentó mucho después de la fecha límite legal. Finalmente, se le negó y a Basaves, para su sorpresa, se le ordenó comparecer ante el tribunal para audiencias de deportación.

Antes de Trump, los fiscales de inmigración no presionaron por la deportación de Basaves. Obama estableció prioridades para los fiscales, dirigiéndolos a centrarse en los inmigrantes que tenían antecedentes penales graves o presentaban algún otro riesgo de seguridad. Basaves, cuyo registro consiste en dos multas de tráfico, no fue una de ellas. Los fiscales cerraron su caso, lo sacaron del expediente activo de la corte y le pidieron que se registrara una vez al año.

Bajo Trump, Basaves se ha convertido en uno de los casos más extendidos de deportación en la corte de Denver.

Decisiones de Trump han afectado el sistema de Justicia

En sus primeras acciones como presidente, Trump emitió órdenes ejecutivas cancelando las prioridades de Obama y restringiendo drásticamente a los fiscales de ejercer discreción para suspender cualquier deportación.

Las sesiones, como fiscal general, fueron más allá. Usando su poder para anular a los jueces de inmigración, que son empleados del Departamento de Justicia, no un poder judicial independiente, las sesiones emitieron una opinión que eliminaba la autoridad de los jueces para suspender o terminar los casos. Durante años, dicen los jueces, usaron esa autoridad de manera rutinaria para apartar los casos menos urgentes, permitiéndoles concentrarse más eficientemente en casos complejos de asilo o criminales.

Un análisis de las cifras del Departamento de Justicia muestra que se han seguido las órdenes de la administración. El uso de suspensiones se ha desplomado en los últimos dos años.

Ahora los fiscales tienen instrucciones de perseguir cada deportación y los jueces no tienen más remedio que proceder con casi todos los casos. Basaves fue llevado de vuelta a la corte, y él está luchando hasta el final. En dos décadas de residencia en los Estados Unidos, pagó sus impuestos de manera consistente. Su hijo adolescente está siendo tratado por una enfermedad desconcertante. Su abogado, Brett Stokes, dice que Basaves tiene un caso sólido para ganar una visa humanitaria.

Pero en Denver, con sus largos retrasos, la primera audiencia que pudo obtener fue en marzo de 2020.

¿En deportación? No espere más y consulte al Abogado AQUI

“Vemos que el gobierno está luchando en todos los casos”, dijo Ashley Tabaddor, una jueza de Los Ángeles que habló en su calidad de presidenta de la Asociación Nacional de Sindicatos de Jueces de Inmigración. “En lugar de ser un uso eficiente de nuestros recursos, son solo un montón de caos y medidas contraproducentes que socavan la capacidad de los jueces de usar su experiencia para ayudar a que un caso pase por el sistema”.

Los inmigrantes como Basaves no son los únicos afectados. Las nuevas reglas también han hecho más difícil y lento para los ciudadanos estadounidenses obtener tarjetas de residencia para los cónyuges inmigrantes que están indocumentados. Los casos de niños migrantes abandonados por sus padres se han vuelto más complicados y laboriosos para los jueces.

Y la decisión de Sessions también se aplica a cerca de 330,000 casos que se habían cerrado anteriormente. Los fiscales han comenzado a reabrir esos casos, dijeron los jueces, empeorando el retraso.

A pesar de la creciente cantidad de casos, los funcionarios del Departamento de Justicia insisten en que las nuevas reglas han sido efectivas.

“Hemos resuelto en gran medida los problemas de nuestro lado en términos de procesamiento”, dijo James McHenry, director de la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración, la agencia que administra los tribunales. “En este momento, el desafío se debe principalmente a nuestros éxitos”, dijo McHenry en una audiencia ante el Congreso en marzo. Dijo que la acumulación de pedidos seguía creciendo solo porque más inmigrantes están tratando de venir a los Estados Unidos.

Un área de progreso bajo Trump ha sido la contratación de jueces. Después de que las Sesiones simplificaron los procedimientos de verificación, el número de jueces en 65 tribunales de todo el país aumentó a 424 en abril desde aproximadamente 290 en septiembre de 2016. Con más jueces, se están resolviendo más casos. Entre los últimos octubre y mayo, los tribunales completaron más casos que en cada uno de los últimos tres años completos de Obama, dijo Kathryn Mattingly, una portavoz del Departamento de Justicia.

Casos muestran como Trump quebró sistema de justicia

Mientras que el tiempo para terminar los casos creció sustancialmente bajo Obama, bajo la administración de Trump continuó creciendo en alrededor de 40 días, o un 5 por ciento, llegando a su máximo de la década incluso cuando los funcionarios del gobierno dijeron que estaban haciendo que los casos fueran más rápidos. Y el análisis de los datos de casos del Proyecto Marshall muestra que la afluencia de migrantes no se aproxima a la contabilidad de la acumulación creciente.

“Este es en gran parte un problema que crearon para ellos mismos”, dijo Robert Vinikoor, quien se desempeñó como juez de inmigración en Chicago por más de 30 años antes de retirarse en 2017, y aún practica la ley de inmigración allí. “Mantienen cada caso en el expediente y las manos de los jueces están atadas. No están logrando nada “.

Manuel Bravo García caminaba por su pueblo natal en Colima, México, un día de 2017, cuando dos extraños se acercaron en una motocicleta e hicieron una seña. Sintiendo peligro, trató de correr. Abrieron fuego, una bala le destrozó la rodilla y la otra le perforó el estómago.

Pasó dos semanas en el hospital por múltiples cirugías, con un policía cerca de su cama en caso de que los tiradores regresaran. Paseando en muletas, voló a Tijuana y cruzó el puente hacia la estación fronteriza de los Estados Unidos, pidiendo asilo. Los oficiales de aduanas le cortaron el yeso de la pierna para asegurarse de que no estaba llevando narcóticos.

Enviado a un refugio para menores no acompañados, Manuel, quien tenía 17 años en ese momento, fue atendido por sus heridas y sus pesadillas. Se reunió con una media hermana, Ana Bravo, residente legal en Denver que ha vivido en los Estados Unidos durante 17 años. Tres meses después de salir de México, supo que los narcotraficantes en Colima habían asesinado a su madre y le habían disparado en la cabeza. La agregaron a un recuento familiar que incluía a tres primos asesinados por pistoleros. Su madre era drogadicta, dijo Ana Bravo, y probablemente tenía deudas que no pagaba.

En algún momento, Manuel Bravo habría tenido una solicitud de asilo directa, basada en su temor de regresar a México, que podría haberse decidido con relativa rapidez.

LEA MAS: ICE: 5 Acciones Frente A Amenaza De Deportación De Trump

Pero en una decisión importante en 2018, Sessions dictaminó que el estatuto de asilo no se aplicaba a las víctimas de “actividades delictivas privadas”. En una clara referencia a los solicitantes de asilo de México y América Central, el fiscal general citó específicamente a las víctimas de pandillas y personas domésticas. Violencia como generalmente no elegible para protección.

Así que Manuel, ahora de 19 años, tiene que librar una batalla legal difícil y complicada para evitar la deportación, dijo su abogado, Joshua Mitson. Se establece una audiencia para marzo de 2021, la fecha más temprana en que el juez estuvo disponible.

“Cada vez que pienso en México”, dijo Manuel, “me duele el estómago”.

Los jueces dijeron que la decisión sobre el asilo de Sessions no les ayudó, de hecho, a acelerar su trabajo sobre las solicitudes de asilo de los migrantes en el aumento actual.

“De repente, se convirtieron en audiencias muy largas y complicadas”, dijo Jeffrey Chase, quien se desempeñó como juez de inmigración y asesor legal de la corte de apelaciones durante más de 20 años, antes de retirarse en 2017. “La gente no se da por vencida”. Y si pierden están apelando “.

En un giro adicional, en diciembre de 2018, un juez federal rechazó parte de la decisión de Sessions y dictaminó que no se aplicaba a las entrevistas que los migrantes deben someterse, a menudo en la frontera, para iniciar una solicitud de asilo. Como resultado, la gran mayoría de los migrantes que huyen de la violencia en Centroamérica todavía están pasando la primera prueba de asilo. Sus casos continúan inundándose en los tribunales, aunque es menos probable que finalmente ganen.

Políticas de deportación de Trump incluyen hasta casos de DACA

Otra política de la administración de Trump para aumentar las deportaciones es agregar casos como el de Alexa Espinoza a los documentos judiciales.

Alexa apenas era un niño pequeño cuando sus padres la trajeron ilegalmente a través de la frontera de México y ella no tiene ningún recuerdo del país. Al crecer cerca de Denver, fue elegida más de una vez para un honor de liderazgo otorgado en una asamblea antes de toda la escuela. Ella está tomando clases de pre-medicina en la escuela secundaria.

Ahora con 15 años, ella habría sido elegible para un permiso de trabajo legal bajo un programa conocido como DACA, que protege a jóvenes inmigrantes indocumentados conocidos como Dreamers. Pero Trump canceló el programa y las decisiones de los tribunales federales han permitido renovaciones, pero no nuevos solicitantes.

En cambio, Alexa ha sido convocada a un tribunal y enfrenta la posibilidad de deportación.

Bajo la nueva política, emitida en junio de 2018 por la agencia en el Departamento de Seguridad Nacional que administra las visas, cualquier inmigrante indocumentado que solicite una visa y se le niegue se emitirá una orden de comparecencia en el tribunal de inmigración para la deportación. En el pasado, la agencia de visas no iniciaba rutinariamente tales deportaciones.

El abuelo de Alexa, residente legal de los Estados Unidos desde hace mucho tiempo, solicitó hace años una tarjeta verde para su padre, Arturo. Alexa y una hermana, también adolescente, fueron incluidas en la aplicación. Pero en septiembre de 2017, cuando acudieron a sus entrevistas finales, el oficial de visas sorprendió a Arturo al informarle que había recibido una orden de deportación de un cruce ilegal muchos años antes. El oficial negó la tarjeta verde de Arturo y emitió una orden para él y para las dos niñas. Tres casos más en el expediente de Denver.

“Da miedo”, dijo Alexa. “Yo y mi hermana, no sabemos nada de allí. Seré como dejar mi escuela aquí y mis amigos, mi hogar, para comenzar algo allí que no quiero “.

Su abogado, Andrew Bramante, dijo que antes de la nueva política, el oficial de visas podría haber separado a las dos hijas del caso de su padre y ahorrarles la dura prueba de la corte y la verdadera amenaza de expulsión. “Un oficial hubiera dicho: ‘Salga de aquí, puede irse'”, dijo Bramante.

casos
Noticias Inmigración
Editor General de comoinmigrarausa.com Graduado en Business Management, MBA y candidato a PhD en Liderazgo Organizacional. Activista de inmigración por más de 10 años.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap